Desafíos del mercado laboral

Viernes 28 de enero de 2022 13:37:56Desafíos del mercado laboral

Trabajadores de la salud en Colombia recibe a las personas durante la vacunación contra Covid-19. (Fotografía: Reuters)

Nhan Dan-

La pandemia de Covid-19 causado grandes perjuicios al mercado laboral, provocando pérdida de puestos de trabajo en todos los países y escasez de recursos humanos en algunos campos. La frágil perspectiva del mercado laboral aún persiste y no se descartan daños a largo plazo en este mercado vital a nivel mundial.

En su el informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo”, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ajustó el pronostico de una recuperación del mercado de contratación en 2022. De acuerdo con la entidad, los impactos de las variantes Delta y Ómicron, junto a la incertidumbre relacionada con la pandemia, provocarán una reducción significativa de la jornada laboral.

En particular, se espera que este año el número de horas de trabajo en el mundo disminuya dos por ciento con respecto a 2019, equivalente a la pérdida de 52 millones de empleos. En mayo de 2021, la OIT pronosticó que esta cifra sería solo del uno por ciento. Mientras tanto, la tasa de desempleo mundial sigue superando a la anterior a la pandemia.

Se prevé que el 5,9 por ciento de los trabajadores activos en el mundo, unos 207 millones de personas, se registren como desempleados. En 2022, la tasa de participación en la fuerza laboral mundial seguirá siendo 1,2 puntos porcentuales más baja que en 2019, o sea, 40 millones de trabajadores.

La pandemia ha debilitado las estructuras económicas, la financiera y la sociedad en la mayoría de los países, independientemente de su nivel de desarrollo. Las diferencias en el acceso a las vacunas y las medidas de recuperación económica significan que la crisis generada por la pandemia está afectando de diferentes maneras a los de trabajadores. Es probable que el mercado laboral en las naciones de altos ingresos se recupere más rápidamente, pero algunas comienzan a enfrentar la escasez de mano de obra.

Mientras tanto, el cambio de forma de trabajar parece profundizar las desigualdades, especialmente la de género. Este impacto podría persistir después de la pandemia, pues existen preocupaciones por el síndrome de Covid-19 a largo plazo en los asuntos de género. En los Estados Unidos, muchas trabajadoras han tenido que renunciar a sus puestos para cuidar y enseñar a los niños debido al cierre de las escuelas.

El rápido aumento del número de infectados también provoca escasez de mano de obra. Según una reciente encuesta en Estados Unidos, alrededor del 57 por ciento de los consultados enfrenta escasez de mano de obra, un 10 por ciento más que en octubre de 2021. Mientras, el 25 por ciento tiene dificultades en la búsqueda de trabajadores no calificados, muy por encima del 11 por ciento de la encuesta anterior. Y casi el 30 por ciento cree que la situación durará hasta 2023 o más.

El Fondo Monetario Internacional dio a conocer que la pérdida de trabajadores mayores es también la principal causa de la escasez laboral en las empresas de Estados Unidos y el Reino Unido. En ese país, la jubilación anticipada de los trabajadores de 55 años o más, junto a la reducción del número de trabajadoras, podría mermar la fuerza laboral hasta en un 70 por ciento en comparación con el período anterior a la pandemia. En el Reino Unido, los trabajadores veteranos representan el 35 por ciento de la escasez total. Ambas naciones se han visto afectados por el aumento en la rotación de empleados, pero la mayoría de estos puestos son de bajos salarios.

El Instituto Económico de Alemania estima que la fuerza laboral del país se reducirá en más de 300 mil personas este año, ya que la cantidad de los mayores jubilados supera a los ingresantes al mercado laboral. Otro factor que conduce a la escasez de mano de obra es el desajuste entre las oportunidades de trabajo y la disposición de los empleados a aceptar el puesto, especialmente los de bajos ingresos.

Una recuperación sostenible del mercado laboral debe basarse en los principios correctos del trabajo, incluida la salud, la igualdad, la seguridad social y el diálogo social. Según los expertos, sin políticas nacionales e internacionales efectivas y coordinadas, numerosos países pueden tardar años en superar las consecuencias de la pandemia de Covid-19 en este campo.

My Anh